Tuesday, 27 March 2012

Fas...

Yer jalan atthirari anni...

idioma: Dothraki.

Monday, 19 March 2012

3.42 am

No me quedan cigarros, no me quedan ganas.
Estoy escribiendo esto sólo para hacerme un recordatorio de lo que será la peor semana de Universidad que haya tenido.
El próximo martes egreso. Te quería contar eso. Que gracias. Que indirectamente me ayudaste harto. Que espero poder compartir contigo como compartimos la última vez en la que los dos la pasamos bien. En la que los dos disfrutamos del otro sin pensar en el más allá que vivimos ahora. En la que cada uno partió por un camino diferente por el cual ninguno, creo, que volverá a pasar jamás.
Son palabras tristes para un momento que debería ser feliz. La verdad es que no tengo ganas ni si quiera de sonreír si no es cuando por fin entienda de una vez que las cosas se dieron así y habrá que aceptarlas tal como lo he hecho siempre.
Me ha costado mucho. Escribir sigue siendo la fuente de relajo donde sitúo todo lo que tengo en mente últimamente. Desearía tanto tener un cigarro y escribir esto mientras el humo golpea mi cara y me hace cerrar el ojo izquierdo.
Es tan extraño todo, cuando extrañar se hace tan carnal, tan "necesario", tan imposible de quitarlo de la cabeza.
No quiero que esto perdure, me hace mal. Lo sé, pero aún mi cuerpo siente que es necesario vivirlo, porque eres aún una fuente de energía presente, una persona importante como muchas otras, independiente si están o no presentes.
Y te quería dar las gracias, como te lo escribí la última vez que pudimos conversar, no en persona, pero sí por un medio, que nos acompañó en las peores y mejores noches de insomnio que pude tener en el 2011. Gracias por darme esa oportunidad mínima, de saber que existías, de saber que eras alguien, de mirarte a los ojos, de tomar tu mano, de reír de estupideces y de leer lo que me cuentas y escribes y de cuantas cosas más que están de más nombrarlas.
Escribo con pena, ya son las 4.11 y me iré a la cama a encontrar el descanso para mañana, volver a trabajar en lo que falta de mi Trabajo de Título. En la tarde tengo clases y salgo tardísimo. Sólo queda 1 semana. Es el último sacrificio. El último de universidad. Porque sacrificios he hecho bastantes.

"Cosas que pasan y no se pueden remediar sin esperar respuesta del remitente donde cada vez que llega carta, una lágrima cae al recordar noches completas de insomnio que se hicieron polvo de un día para otro, en la vida de este pobre mortal".


Sunday, 18 March 2012

Temas como estos no deberían exisitr.



me puedes preguntar
que como fue el final
si recuerdo algo más
la misma situación,
y el mismo corazón
que ya no puede más

y hoy te tiembla la razón
te quiero ayudar
y tu me dices que no
siempre hablabas del final
y ahora te mueres por volver
y echar el tiempo atrás

y siempre es así todo
cambia sobre ti
y ahora te mueres por volver
y el silencio no es perder
y ya no sabes donde estás
donde puedas descansar
(y ahora te mueres por volver)

Tantas ganas de llorar
Me dicen la verdad
Como lo hacías ayer
Tus ojos dicen más
Que el miedo que encontré
Atado el corazón

Y el silencio entre los 2
Se transformó en placer
Que el tiempo abandonó
Ya no aguantas el dolor
Solo te mueres por volver
Y echar el tiempo atrás

y siempre es así
todo cambia sobre ti
y ahora te mueres por volver
y el silencio no es perder
y ya no sabes donde estás
donde puedas descansar
(solo te quiero ayudar)
y tú te mueres por volver
y ahora te mueres por volver

Thursday, 15 March 2012

Cartas de Des a Min: Carta Tercera post Separación.

Ya han pasado meses, es extraño ya a este nivel cómo sigo aguantando de cierta forma esto. Te siento tan lejana, tan externa al asunto, tan ida, tan despreocupada. Sé que probablemente estés dándole mucho interés a lo que respecta a tu familia, pero esto de extrañar tanto a alguien es poco conocido en mí. Nunca me había sentido tan solo, tan en nada, echarte de menos ha sido peor que saber que te ibas.

Víctor ha vuelto a hablar de ti sin alterarse. Ester está mucho mejor también, nos hemos visto más seguido y me han preguntado si he sabido cosas de ti. les he comentado lo que me has respondido a través de este medio y los ha tranquilizado bastante saber que por lo menos estás haciendo algo por ti, sola y por tu mejor estabilidad emocional. También te extrañan, pero el aún no quiere aceptar la situación que generaste, le cuesta mucho saber que quizás vuelvas y quieras recuperar su amistad y él te rechaze por lo que has hecho. Hay que darle tiempo, eso creo. También creo que deberías enviarle una carta a ellos. A ambos. Pero eso, eso depende de ti.

Min, quiero que sepas que estoy acá esperándote, como te prometí. No dejaré que se nos escape lo que hemos logrado soportar, pero debo tener más apoyo de ti, sé que es cansador aguantar un año extrañándonos y sin sentirnos como nos gusta a ambos. Jugando yo con tu pelo, acostados en el sofá de tu casa, viendo películas y comiendo porquerías de mañosos. Extraño mucho abrazarte, mirarte directo a esos ojos grandes que tienes y tener tu cara cerca que tanto me gusta besar.

Intentando contarte otras cosas, he vuelto a fumar. No mucho, pero tampoco es poco. A veces me siento a escuchar música frente al pc esperando que en algún momento aparezcas por la puerta de mi casa y me quites el cigarro de la boca. Quizás cuando volvamos a vernos será algo así. Eso espero. Por otra parte, dejar de escuchar tu voz y conversar contigo en persona ha limitado un poco mi vocabulario, mi habla se ha degenerado bastante, contesto muchas veces con monosílabos y ya no siento necesidad en buscar conceptos o sinónimos como cuando hablábamos. Creo que eso también es la parte fea de no tenerte acá conmigo.

Como última cosa y para darte una sorpresa, me he dejado crecer el pelo. En el trabajo me han dejado y creo que me hará muy bien un nuevo look. Espero te guste cuando me veas. Si quieres una foto, te la enviaré en la próxima carta. Te amo. Espero te encuentres bien, saludos a la familia.

PD: Encontre dentro de mis cosas, unos discos antiguos de A.N.I.M.A.L así que te dejaré un tema de ellos y otro que sé que te encantará.



Wednesday, 7 March 2012

Basado en una historia real

Recuerdo llegar a ese cumpleaños, donde conocía con suerte a 2 personas además de mi amigo que decidió obligarme (casi) a ir. Todo muy bien, de noche, en casa de una chica simpática que estaba de cumpleaños. No recuerdo si ese mismo día o ya había estado o quizás después lo estaría. Había comprado unas pocas cervezas y había dejado de comprar cigarros, pero estaba verde por uno. De la nada apareciste, ahí mirándome de reojo o eso creo.
Le pedí un cigarro a mi amigo y me tiré al sofá que estaba en medio del living comedor. No tenía fuego y tú estabas al otro extremo con el cenicero en mano. Te pedí el fuego y me lo pasaste preguntándome algo que no recuerdo si fue mi nombre o lo que estudiaba/hacía. Recuerdo estarme fumando ese cigarro sin poder recordar muchas cosas más que tu atinada y veloz voz yendo y viniendo desde un costado.

Te pregunté qué hacías, si estudiabas y al parecer me quisite hacer caer pensando que eras menor de lo que creía o yo pensé que eras más chica y me peleaste lo contrario. Me contaste que estudiaste masofilaxia y haciendo alusión un poco a mi pasado universitario, descifré que era algo respecto a los músculos y masajes. Salieron las típicas tallas y ya mi cigarro no existía. Creo que entremedio me contaste que eras de Valpo, pero Santiago era el lugar donde estabas viviendo (vives). Me paré y mi amigo estaba preparando un mini conciertito casero con sus aparatos electrónicos y musicales en 8 bit. Canté un rato y la gente comenzó a soltarse después de un momento de relax y de diversión.

Un espacio de lo que vagamente recuerdo es que en un momento me dijiste que creías que me habías caído mal, y me reí mucho para adentro, te dije que no, que na' que ver, que de hecho me habías caído muy bien y me llamaste la atención. Creo que no te convencí del todo, pusiste una cara como de duda exagerada cerrando tus ojos como tratando de encontrar la falla de lo que estaba afirmándote.

Hay un lapsus tremendo en el que ya no queda mucha gente y estamos todos sentados cantando canciones de Faith, Tool, Alice y Radiohead hasta el minuto en que nos dimos cuenta que quedaba tequila, el terror de la noche, al parecer.
La cultura chupística fue lo mejor que se nos ocurrió para bajarlo. De todo un poco, iba invicto hasta que me hicieron caer. No tomé mucho por mi problema estomacal pero tomé, tomamos, todos.

Llega un punto en el que estoy parado en medio de ese living y no encuentro mejor espacio donde dormir que al lado de la ventana que da a la entrada y se ve el puerto desde la altura. Sé que mi amigo también se quedó, avisé a casa que no llegaría y que estaba bien. Deberían haber sido las 5 am, quizás un poco más tarde (temprano) empezaba a amanecer y cerré los ojos por no sé cuánto tiempo.

Ya era domingo, y de pronto estabas al lado mío, mirándome sentada mientras yo despertaba. Me incorporé y te sentaste al lado mío para seguir conversando de cosas que por el sueño de ese momento no recuerdo bien, pero sé que hablamos de la niebla que se veía y de las bandas que compartíamos.

Me sentía raro. Había pasado mucho tiempo, años la verdad, de que una mujer no se acercaba a hablarme como tú lo hiciste, no exagero en nada, pero fue totalmente una sorpresa abrir los ojos y verte ahí. Nos reíamos de lo que escuchábamos de la pieza donde mi amigo hablaba también con la anfitriona y las tonteras que nos decíamos de una pieza a la otra.

Pasó la hora y yo debía irme a almorzar con mi padre, recordé mucho tu cara, es extraño porque como se sabe en la historia, una de las presentes se transformaría en lo que creí era amor por casi un año, pero no fue así.

Mi amigo y yo nos retiramos dando las gracias por el hospedaje y la diversión, me aseguré de que se notara que yo también lo había pasado bien ya que hace mucho que no salía por mi enfermedad y por los intentos fallidos de seguir conociendo gente, cosa que se rompió ese día. Al tomar el colectivo que nos dejaría en el plan le dije a mi amigo "Ella es muy genial, me cayó la raja", a lo que él preguntó con tu nombre. Yo le asentí y creo que desde ahí me mentí a mí mismo con la oportunidad de algo que no sería lo mejor. Decisiones apresuradas antes de notar detalles precisos que a futuro llevaron a escribir esto. Una historia basada en hechos reales que me penará por el resto de mi vida como muchas otras cosas que no olvidaré porque me han dado la experiencia que tengo hoy.

Es raro ahora saber que lo que siento o sentí o intento dejar de sentir, está tan latente como las horas de un ciento de noches que trasnochamos conversando, cantando quizás, cada uno frente a su pantalla, tantas historias nuestras, conocimientos compartidos y negados, risas y rabia, pero por sobretodo la música que por lo menos para mí sigue siendo el puente que me queda hacia el resultado de querer hacer feliz a alguien esperando quizás qué cosa.

Estoy tranquilo, pero un tanto apenado, por darme cuenta tarde muchas veces de las cosas que me rodean y de fijarme en detalles burdos que no llevan a ningún lado más que el donde me encuentro ahora, escribiendo como muchas otras veces.

Feliz día de la mujer, bonita.