Sunday, 15 March 2015

El guerrero mira el horizonte.

Una vez leí por ahí una frase que dejaron en mi interior como método de salvación y renacer.

"Siempre hay que volver a abrir los ojos"

Al tiempo después me hice de un  libro que me ayudó muy bien y que de vez en cuando, cuando me siento algo perdido, acudo a él porque como bien fue bautizado es un oráculo.

Hoy le dedico 2 pasajes del Oráculo del Guerrero a un amigo.

El Guerrero mira el horizonte - XXIV

Deja lo que estás haciendo. Siéntate. Reposa. Endereza tu columna. Relaja tus ojos. Mira al horizonte, sin enfocar nada en particular. Barre el infinito con la mirada apacible. Eres parte del Universo, hijo del Cielo, de la Tierra y del Tiempo. Hermano del Sol y de la Luna. Tu vida tiene que ver con todo lo que ves. Eres parte de ello. Tienes todo para ser feliz así que no busques nada más allá de ti.

Agradece al Altísimo todo lo que has vivido, todo lo que eres. Conéctate con tu corazón, siente tus latidos. Respira, escucha. Elévate y respira nuevamente.

Tu sonrisa iluminará el camino...

-o-

El Guerrero Muere - XXXV

La vida del un Guerrero es ardua. Tienes mil años, y ya es tiempo de descansar. Deja las armas, siéntate junto a tu hermano del Camino. Uno al lado del otro, contemplad el Sol ponerse en el silencioso desierto.

De seguro extrañarás el mundo, tus amores, tus batallas. Mas no te aflijas. Regresarás.


Y como bien acabo de leerlo por otra parte, ánimo y fuerza. No te rindas, estaré acá.