Saturday, 25 October 2014

Soy feliz.

En la vida se nace para creer ser algo que al final termina caducado por las enfermedades o la vejez. Pero mientras se vive antes de llegar a ese fianl, nos alimentamos de experiencias. Todo lo que se observa es parte de una creación previa que sigue a gran escala el mismo paso. Quizás dure más de unos millones de años como los científicos lo han calculado. Quizás dure menos porque aunque digan que la ciencia es exacta, varias cosas aún estar sin resolverse.
En fin. La vida está para nosotros como una reja sin pintar. La construimos como nos gusta, la trabajamos, la levantamos y lo que cuida esa reja, es la experiencia de lo que ya hemos ganado. Muchas veces esa reja se cae o se extiende. Muchas veces pierde color y se desgasta. Otras veces viene un "perro" y te la mea. Pero también hay que reconocer que muchas veces hay amigos y gente que te ayudan a volver a pintarla, a volver a levantarla o a sumarle unos cuantos remaches para volver a hacerla fuerte y estable, con puerta o timbre para dejar entrar de vez en cuando nuevas experiencias.
Hoy por hoy, a esta hora de día domingo 26 de Octubre de 2014, me doy cuenta de lo poco que me sorprenden últimamente las historias que me cuentan o los eventos que suceden a mi alrededor. Mi reja a diferencia de otras, está endurecida con el tiempo, con mis experiencias más bonitas y más terribles, con altos y bajos y algunos hoyos por donde las hormigas entran y se roban lo dulce para usarlo durante el invierno que invade mis Agostos. No me sorprenden porque quizás he logrado descubrir, quizás inconscientemente, que amo las cosas como son y como se desenvuelven en mi entorno. Disfruto las cosas como llegan y trato de no superar mis ansiedades rápidamente. Soy paciente y mucha gente lo sabe. Pocas cosas me hacen enojar de sobremanera (como la estupidez humana o el Eclipse cuando se pega), pero aún así, trato de revertir esa energía y superar la adversidad y almacenar cada día algo que me haga mejor persona.
Compartir una opinión, discutir con alguien con un buen argumento, escuchar la felicidad de tus amigos cuando gana Wanderers, saber que hay alguien a la conchesumadre de aquí que confía en ti más que la chucha y que cuando está mal, lo único que puedes hacer es leer y virtualizar el cariño y afecto que tienes por esa persona, beber un vino, una cerveza, reírse de un video o un chiste, cantar, jugar un rato (o mucho) y quizás sentir la página de papel de algún libro. Por más mínimo que parezca, trato de guardarlo, internalizarlo, disfrutarlo, vivirlo y contarlo.
Amar la vida como uno la hace, como viene y como se va. La felicidad está en uno mismo y en las cosas que hace, "sentirse realizado", conforme consigo, sonriendo por más mala que pudo haber sido la semana. Ser feliz porque al menos intentas vivirlo de esa forma sin esperar recompensa y sin depender de otra persona. Ama y libera ese amor aunque no te corresponda. Amar simplemente porque el amor es un sentimiento que debe compartirse.
Vivan cabros. Disfruten y recuérdenlo siempre: den las gracias por estar vivos.
Yo amo mi vida. Amo la forma en como cada día me entrega aunque sea un grano de arena para guardarlo en el saco de la experiencia. Amo que estén ahí cuando lo necesite y a veces me da lata no poder llegar a ciertas personas cuando también me necesitan.
Quería que supieran que soy feliz, independiente de todo. Esop.
Gracias.

No comments:

Post a Comment