Saturday, 16 November 2013

Esto no lo iba a escribir.

Lamento caleta haber sido así contigo, con la gente que te rodeaba y la forma en cómo terminó todo.

Me odio un poco por eso.

No iba a escribir hoy, pero acá estoy, botando la mierda de todo lo que ha pasado hasta ahora. De rendirme ante una idea volátil, de aceptar que tengo que reemplazar todos mis recuerdos por otros y no darle significado a las cosas que me muestran tu nombre, tus espacios, tus aventuras, tus miedos y tus historias.

Creo que así, será más que difícil, por no decirlo imposible. Estoy afectado, lo reconozco. Me sineto débil y lo estoy. Te extraño y no puedo verte sin pensar en cómo separar mi actitud y mi afecto hacia ti de otra forma en la que me sienta tranquilo y tú también.

Es más que pasar casi 9 años huyendo de todo esto. Soy un cobarde y por primera vez siento que merezco cada uno de estos momentos.

Sé que tratarme mal arreglará absolutamente nada, pero al menos será mi recordatorio de lo poco que dejé ver todo este tiempo y de lo mucho que quería que supieras que siempre, desde que te conocí, fuiste tú y nadie más. Difícil de creer, pero fácil de lamentar.

Otro viernes escuchando Drexler y una Torobayo amortiguando el nudo en la garganta.


Monday, 4 November 2013

Espejo

Me veo sentado esperando quizás qué cosa.

Es tarde, lo tengo más que presente, pero el sueño no cae.

Tampoco quiero dormir. Desconfío de mi mente y mi cabeza en el lugar de mi descanso porque sé que me traicionarán al cerrar los ojos. Una traición que hasta hace poco era una nostalgia perdida en el abismo del tiempo. Abismo que no se ha cerrado y ha crecido por más que he intentado controlarlo.

He echado de todo dentro, libros, viajes, palabras, mujeres de otros mundos, cuadernos, fotografías... recuerdos. Caras. Risas y más recuerdos. Cartas completas, escritas a esa persona que dejé que entrara en mí como ninguna otra persona lo había hecho. ¿Habré sido débil? ¿Habré negado el bloqueo del sentimiento y dejar que llenara mi cuerpo?

Se sigue haciendo tarde y lo único que encuentro vital hacer, es plasmar mis acciones y volátiles palabras para relajar mi inconsciente. Irme con una sensación agradable y sonreírme al espejo que genera la pantalla en sus lados oscuros mientras escribo.

Me encantaría poder conocerte mejor. Me encantaría que pudieses confiar en mí. Quizás debí ser más claro en otro momento.

Y siendo sincero, de lo único que me arrepiento es de haberme alejado tantas veces y haber aprovechado ese tiempo contigo, independiente del resultado, me detesto un poco por eso la verdad.

Solamente espero, como lo dije por ahí alguna vez, que en un futuro próximo o en algún pasado permanente, estés agradecida de lo que has pasado, de lo que tienes y de lo que has ganado siendo tú misma, así tal cual como te conozco, o creo conocerte y que te sientas mejor contigo misma, porque al menos para mí, haya pasado lo que haya pasado, eres demasiado importante y lo sabes.

Me rasco la cabeza nervioso de lo que pueda ocurrir a futuro.

Me humedezco los labios tratando de sacarme el nudo.

Miro mis dedos tecleando y lo único que logro hilar son reflejos de palabras mil veces escritas en mi cabeza y que después de muchos años, aún no están listas para salir como deben, pero sí para llenar un pequeño espacio para liberarse.

pd: Me acompaña Drexler.

Deja que el tiempo cure.