Monday, 31 October 2011

Distracciones - V

- ¿Tienes hambre? - preguntó Des a Min mientras ella lo miraba con cara de culpa. Una culpa que sabía era real, por haber sido tan tonta y dejarse llevar tanto por la fiesta y el trago - ¿Min? ¿Aló, Min?
- Ehm, sí un poco, sorry es que no me acuerdo de nada de ayer - le contestó un poco incómoda pero escondiendo nada - ¿a qué hora llegamos?
- a las 5, de hecho creo que pasadas, dormiste re poco, ¿segura no quieres seguir durmiendo?
- Nop, se me pasó todo, estoy bien. ¿Dormiste bien ahí?
- Sí, todo bien, no estuvo muy helada la noche, la frazada fue suficiente, gracias.
- Qué va, Des... Gracias a ti hombre, me trajiste acá en no sé qué estado y bueno, gracias a ti.
- Ok. Toma come.

Min saboreó un pan con mermelada como si fuera el primero y el último en comer toda su vida. Estaba tan fresca, podía sentir la fruta dentro de la densa sustancia y se imaginaba comiendo moras aparte del pan. No pudo no generar un gemido de satisfacción. Des rió un poco, mientras tomaba un té hirviendo. Nunca nadie supo porqué le gustaba tan caliente, y nadie sabía tampoco cómo era posible que no se quemara o quejara al beberlo.

Él la miraba mucho esa mañana, como si encontrara algo raro o diferente que le había llamado la atención. Notó que a pesar de lo tarde que habían llegado y de lo poco que había dormido Min, estaba preciosa. Era una especie de magia matutina en ella. Ni una ojera, ni rastros de mal aliento producto del alcohol, absolutamente nada. La siguió con la mirada después del pequeño desayuno mientras ella recogía las cosas para llevarlas al lavaplatos. La observó con delicadeza y sutil cuidado mientras ella abría la llave del agua para comenzar a enjuagar las tazas y sin darse cuenta tenía sus manos en la cintura de Min. La dio vuelta despacio y se dejaron llevar.

Olvidaron cerrar la llave cuando ambos salieron de la cocina para encerrarse en la pieza. Ni el teléfono, ni el cartero, que justo le tocó pasar, los hizo salir de ese cuarto hasta pasado el medio día, donde nuevamente se juntaron en la cocina a comer algo.

-------

Distracciones - I
Distracciones - II
Distracciones - III
Distracciones - IV

Sunday, 23 October 2011

Bitácora del capitán

día 11

Zarpar con tripulación completa no ha servido de nada si navegar por estas aguas oscuras no nos trae a más tierra que sólo tormentas. Tormentas que han caído de golpe sobre la cubierta dejando heridos, estragos y pérdidas materiales. Pérdidas materiales que también han dejado la moral de algunos marineros y la mía por los suelos invisibles y lejanos a la observación del mástil y los astrolabios.

Una ola de agua enfurecida ha tapado el sector del timón y me ha hecho caer tan fuerte que la brújula que portaba se ha roto y estamos a merced de las nubes y lluvias. Sin importarme esto, he decidido trazar una ruta imaginaria tratando de lograr encallar en algún roquerío o playa para poder descansar de este viaje que lleva pocos meses, pero con bajas tan considerables como si hubiera pasado un año.

Estoy exhausto y necesito dormir, pero no puedo dejar a mis hombres de lado. Me han ayudado bastante como para parecer un viejo barbudo cansado de tanto viaje y que sólo busca un tesoro que se le fue negado y se convirtió en pirata por rebeldía y cobijo del destino de los mares, juntando historias para contarlas y quizás con alguna llegar a oídos de las aves costeras que nos lleven de vuelta a tan sutil tierra firme.

He comenzado a escribir esta bitácora para que en algún momento, alguien sepa lo fiel que fui a lo que buscaba, y que independiente las adversidades, negaciones y rechazos de tan respetable hilo del destino, el mar y mi tripulación siempre siguieron conmigo. Acompañando noches y días tristes, bajo tormentas y soles incandescentes y a la par de cualquier otro dentro de este barco que avanza sin rumbo hacia una posible felicidad.

Tuesday, 18 October 2011

De la misma madera



Tú y yo que se que estamos hechos de la misma madera
Tú y yo que se que estamos hechos de la misma madera
Creo que es hora de que nos hundamos en el río
Y lleguemos tan lejos como dé nuestro anhelo
Tú y yo que se que estamos hechos de la misma madera

Tú y yo que se que estamos hechos de la misma espera
Tú y yo sentados, que esperamos a ambas orillas
Si la vida nos abre una rendija para poder mirarnos encantados
de habernos enredado y elegido
Habernos enredado y elegido

Monday, 17 October 2011

Monday, 10 October 2011

Mmmm

A veces, todo lo que realmente quiero hacer es sentarme a tu lado. Quiero ver películas "quesonas" y malas contigo, y reírnos de ellas juntos. Quiero planear cosas contigo, cosas que nunca haremos, pero por alguna razón solamente planearlas contigo me parece bien. Quiero hablar contigo de todo y de nada. Quiero "webearte" y hacer bromas que ni si quiera sean chistosas pero sin embargo reírnos.

Sólo quiero enamorarme de ti una y otra vez y quizás en algún punto nos aburramos de cada uno, pero hasta ese punto, te quiero a ti, y sólo a ti.

Dedicado.